¿Cuáles son las 5 clases diferentes de fuego?

Si bien el fuego puede parecer una gran fuerza amenazante, es importante saber que en realidad existen varias clases de fuego. La clase de un incendio puede determinar qué tan rápido se quema, qué tan peligroso es y la mejor manera de reprimirlo o extinguirlo. Cada una de las 5 clases diferentes de incendios tiene su mejor enfoque para apagarlos de manera segura y efectiva.

Las 5 clases diferentes de incendios

O 5 clases principales de incendios están categorizados por lo que causó el incendio o lo que el incendio usa como combustible, y son los siguientes:

  • Clase A: materiales sólidos como madera o papel, tela y algunos plásticos
  • Clase B: líquidos o gases como alcohol, éter, gasolina o grasa
  • Clase C: Falla eléctrica de electrodomésticos, equipos electrónicos y cableado.
  • Clase D: sustancias metálicas como sodio, titanio, circonio o magnesio
  • Clase K: quemaduras de grasa o aceite específicamente al cocinar

Comprender las 5 clases de incendios diferentes puede ayudarlo a determinar los mayores peligros de incendio en su instalación, según los combustibles y los peligros de incendio presentes, así como la mejor manera de prepararse en caso de una emergencia de incendio.

Veamos cada una de las 5 clases de fuego diferentes con más detalle.

Incendios de clase A: incendios «ordinarios»

Los incendios de clase A son los más comunes de las 5 clases de incendios diferentes. Ocurren cuando se incendian materiales combustibles comunes como madera, papel, tela, basura y plásticos ligeros. Estos incendios accidentales son omnipresentes en una variedad de industrias, por lo que se recomienda tener una protección adecuada contra incendios «comunes», así como otros incendios en condiciones específicas.

A pesar de ser “común”, no considere esta clase de fuego como de bajo riesgo. Si hay mucho combustible presente, estos incendios pueden intensificarse rápidamente. Es mejor apagar un incendio de Clase A rápidamente antes de que se propague usando agua o fosfato monoamónico.

Incendios de clase B: líquidos y gases

Los incendios de clase B involucran líquidos y gases inflamables, especialmente combustibles como el petróleo o productos a base de petróleo como gasolina, pintura y queroseno. Otros gases altamente inflamables son el propano y el butano, que son causas comunes de incendios de Clase B. La mejor manera de hacer frente a este tipo de incendios es sofocarlos o eliminar el oxígeno con espuma o equipo de extinción de incendios. CO2.

Tenga en cuenta que los incendios de Clase B no incluyen los incendios de grasa o los incendios de cocina, que pertenecen a su propia clase, Clase K.

Incendios de clase C: incendios eléctricos

Los incendios eléctricos caen dentro de la Clase C y son comunes en instalaciones que hacen un uso intensivo de equipos eléctricos, pero pueden ocurrir en una amplia gama de industrias. Por ejemplo, centros de datos puede ser un área peligrosa obvia para los incendios de Clase C. Deben tener protecciones para hacer frente a los incendios eléctricos.

sitios de construcción son otro peligro común de incendio de Clase C: las herramientas eléctricas o los electrodomésticos que se utilizan para cocinar pueden hacer que las chispas enciendan los materiales combustibles y se intensifiquen rápidamente. Los edificios antiguos con cableado deficiente o calefactores portátiles presentan más preocupaciones.

Los incendios eléctricos requieren materiales no conductores para extinguir la llama, por lo que el agua sola no es una buena solución. Las instalaciones con equipos sensibles pueden preferir supresión de agente limpio porque no deja residuos ni daña los equipos eléctricos.

Incendios de Clase D: Incendios de metales

Los incendios de clase D no son tan comunes como los de otras clases, pero requieren atención especial ya que pueden ser especialmente difíciles de extinguir. Los incendios de metales involucran materiales inflamables como titanio, aluminio, magnesio y potasio, todos comúnmente ocurridos en los laboratorios.

Los incendios de clase D no se pueden tratar con agua, ya que esto puede agravar el fuego y ser potencialmente peligrosos. Los agentes en polvo seco son la mejor solución para sofocar las llamas y limitar los daños a la propiedad o las personas.

Fuegos de clase K: fuegos de grasa o fuegos de cocina

Los incendios de clase K involucran líquidos inflamables, similares a los incendios de clase B, pero están específicamente relacionados con los servicios de alimentos y industria de restaurantes. Estos incendios comunes comienzan con la combustión de materiales de cocción líquidos, incluidas grasas, aceites vegetales y animales y grasas.

Debido a que pueden propagarse rápidamente y son difíciles de controlar, los incendios de Clase K son algunos de los más peligrosos. El agua puede empeorar la situación, pero sofocar las llamas o usar un extintor de incendios con un agente húmedo es efectivo.

Ahora que entendemos cómo comienza cada incendio, podemos prepararnos para combatirlos, o mejor aún, evitar que sucedan.

Cómo prepararse para las 5 clases diferentes de incendios

Estar preparado para cualquier peligro de incendio implica tres áreas de enfoque: equiparse con el extintor adecuado a sus clases de incendios correspondientes, comprometiéndose con la formación periódica de seguridad contra incendios y manteniendo todos los equipos en óptimas condiciones. Si puede conservar cada uno de ellos, debería poder reaccionar adecuadamente en una emergencia de incendio, sin importar el tipo de incendio al que se enfrente.

Elija el extintor de incendios adecuado

Existen diferentes tipos de extintores de incendios para manejar las 5 clases diferentes de incendios. Cada clase de incendio describe qué combustible o material está quemando un incendio o qué lo inició, por lo que usar el extintor adecuado es esencial para apagar el fuego de manera segura.

Aquí hay una tabla rápida para ayudarlo a identificar el extintor de incendios adecuado para cada clase de incendio.

clase de fuego Tipo de combustible Cómo borrar Tipo de extintor
Clase A Combustibles de combustión gratis agua sofocante ABC / polvo, agua, agua nebulizada, espuma
Clase B Quema de líquido o gas sofocante ABC / polvo, CO2, agua nebulizada, agente de limpieza
Clase C Fuego eléctrico Productos químicos no conductores ABC / polvo, CO2, agua nebulizada, agente de limpieza
Clase D fuego metálico agente de polvo seco En polvo
Clase K cocinar o engrasar el fuego Sustancia química húmeda y sofocante Producto químico húmedo, agua nebulizada

completar entrenamiento regular

Asegúrese de que el personal sepa cómo operar un extintor de incendios y cuando sea necesario, especialmente para las clases de incendios que probablemente enfrentará. Ayude al equipo a comprender cómo saber cuándo un incendio está demasiado avanzado para ser resuelto, y cuándo y cómo comunicarse con las autoridades de inmediato. Comprometerse con lo regular entrenamiento de seguridad contra incendios para mantenerse al día sobre las habilidades de preparación, la tecnología y el equipo.

Combine su entrenamiento en extinción de incendios con uno experimentado Plan de evacuación. Asegúrese de que su plan esté claramente publicado y de que todas las personas dentro de su edificio puedan acceder fácilmente a la ruta de evacuación en caso de una emergencia.

Seguimiento de pruebas y mantenimiento

Recuerde hacer inspeccionar el equipo con regularidad y reemplace los extintores cuando caduquen. También deberá hacer que su edificio sea inspeccionado por el departamento de bomberos local para asegurarse de que cumpla con los códigos contra incendios con respecto a su sistema de protección contra incendios, la capacidad del edificio y los requisitos de alarma contra incendios.

No importa de qué clase de incendio se esté protegiendo, Grupo Meseci Sistemas de seguridad y contra incendios tiene las herramientas, la tecnología y la experiencia que necesita. Desde capacitación en seguridad contra incendios hasta instalación, prueba y mantenimiento de sistemas de extinción de incendios podemos ayudar.

Deja un comentario