La importancia de los simulacros de incendio

Las simulaciones de incendios permiten a los empleados practicar la salida del lugar de trabajo en caso de una emergencia. Un plan de salida practicado permitirá que todos respondan de manera rápida, tranquila y segura en caso de una emergencia real. También es posible que se requiera ejercicio periódico como parte de la cobertura de su seguro.

Objetivos de simulación de incendios

El objetivo principal de su ejercicio de simulacro de incendio debe ser sacar a todos de manera eficiente y segura en caso de emergencia, pero como parte de eso, sus objetivos deben incluir:

– Dar a los empleados la oportunidad de practicar procedimientos de emergencia en un entorno simulado.

– Evaluar si los empleados pueden realizar las tareas de emergencia asignadas.

– Entender si los procedimientos de evacuación fueron efectivos

– Considere cualquier cambio o ajuste para mejorar el rendimiento.

– Cumplir con cualquier código de incendio o requisitos de seguro.

Frecuencia

La frecuencia con la que realiza los simulacros de incendio debe estar determinada por el código de incendios local y los riesgos de incendio en el lugar de trabajo. Si su lugar de trabajo presenta graves riesgos de incendio (por ejemplo, materiales inflamables) o procedimientos de salida complejos (por ejemplo, un edificio alto), los ejercicios de simulacro de incendio deben realizarse con más frecuencia. Para este tipo de lugares de trabajo, los simulacros de incendio programados cada tres meses pueden ser apropiados, mientras que otros lugares de trabajo solo pueden necesitar simulacros cada seis meses.

Anunciado vs. No Anunciado

Los empleados prefieren los ejercicios anunciados para poder planificar el evento y minimizar las interrupciones en su trabajo, pero los ejercicios no anunciados proporcionan una representación más precisa de la preparación para la evacuación. El tipo de ejercicio también puede depender de su propósito para el evento. Por ejemplo, se puede preferir un ejercicio anunciado si está introduciendo un nuevo procedimiento de evacuación. Si los empleados están aprendiendo un nuevo procedimiento, un ejercicio programado les permitirá aprender de manera más efectiva. Sin embargo, dado que las situaciones de emergencia nunca se planifican, también conviene utilizar ejercicios sin previo aviso para ver cómo reaccionarán las personas y asegurarse de que todos puedan irse de manera eficiente y segura.

Evaluación

Su equipo de seguridad debe hacer un balance después de cada simulacro de incendio para evaluar cómo fue y si es necesario realizar cambios en los procedimientos o funciones. Deben considerar cosas como:

– ¿Sonó la alarma de incendios?

– ¿Todos los empleados escucharon la alarma?

– ¿Han sido evacuados todos los empleados?

– ¿El personal apagó el equipo antes de ser evacuado?

– ¿Se han desbloqueado las puertas cortafuegos?

– ¿Los empleados designados han cumplido con sus deberes de seguridad?

– ¿Los funcionarios siguieron las rutas de evacuación?

– ¿Estaban despejadas las rutas de evacuación?

– ¿Algún empleado necesitaba ayuda?

– ¿Los empleados fueron a las áreas de reunión después de salir?

– ¿Se han contado todos?

Con estas preguntas, puede identificar las fortalezas y debilidades de su plan de evacuación y realizar mejoras. Estos son una parte fundamental de la seguridad en el lugar de trabajo y pueden ayudar a proteger a los empleados no solo de incendios, sino también de otras situaciones que requieren una salida rápida del lugar de trabajo, como cortes de energía.

Deja un comentario