Impermeabilizando su propiedad con revestimientos intumescentes

La protección contra incendios es uno de los problemas más importantes que deben abordar los propietarios de edificios y administradores de instalaciones. Muchas características de la instalación pueden ser opcionales o implementadas arbitrariamente por los administradores de la instalación, pero un programa de protección contra incendios no lo es. Es tan importante que ninguna instalación podrá funcionar sin él, ya que forma parte de los requisitos para el cumplimiento de la normativa de construcción.

Los sistemas de protección contra incendios

Son esenciales para las operaciones de las instalaciones por una variedad de razones. El primero y más importante es salvar vidas. Los sistemas de revestimiento de protección contra incendios deben permitir que las personas escapen de manera segura cuando comienza el incendio. La lenta propagación del fuego y su rápida extinción también preserva la resistencia estructural del edificio y salva los activos y la infraestructura general de costosos daños. Y, en el caso de operaciones de extinción de incendios de emergencia, los sistemas de protección contra incendios también pueden evitar cualquier daño a los rescatistas y bomberos en el trabajo.

Protección de instalaciones contra incendios

Un programa integral de protección contra incendios para la instalación implica la instalación de sistemas de protección contra incendios activos y pasivos. Los sistemas activos están diseñados para combatir activamente el fuego desde el inicio, compuestos principalmente por extintores, rociadores de agua, detectores de incendios, entre otros.

Los sistemas activos detectan la presencia de fuego desde el principio, activan la evacuación de los ocupantes del edificio y alertan a los equipos de emergencia de inmediato. Los supresores de incendios y los ventiladores pueden incluso controlar la propagación del fuego y privarlo de oxígeno.

Los sistemas pasivos, por otro lado, actúan como una forma de defensa de segunda línea para detener la rápida propagación del fuego. Los sistemas de revestimiento de protección contra incendios pasivos intentan propagar el fuego y proteger la estructura del edificio del colapso.

Recubrimientos intumescentes

La protección pasiva contra incendios depende principalmente de la capacidad única de las sustancias intumescentes para combatir el fuego. Los intumescentes aumentan de volumen y disminuyen de densidad cuando se exponen al calor, carbonizándose como resultado. El carbón se convierte en un mal conductor del calor, lo que evita que el fuego se propague más. Muchos recubrimientos de protección contra incendios con propiedades intumescentes contienen hidratos, silicatos de sodio y elementos de grafito. Los hidratos liberan vapor de agua cuando se exponen al calor, induciendo un efecto de enfriamiento y produciendo el carbón retardante del fuego que aísla contra el crecimiento del fuego. Muchos intumescentes a base de hidratos de baja presión se utilizan en recubrimientos de protección contra incendios que actúan como ignífugos, debido a esta propiedad endotérmica.

A temperatura ambiente, los recubrimientos intumescentes de protección contra incendios parecen visiblemente similares al acabado de pintura común. Solo durante las altas temperaturas aparecen sus verdaderas habilidades. Un papel importante de los recubrimientos intumescentes es proteger las estructuras de acero. Cuando se alcanza la temperatura del punto crítico del acero, se produce una falla estructural irrevocable.

Contratistas de revestimientos de protección contra incendios

Salvar vidas y activos requiere la experiencia de contratistas calificados en protección contra incendios para que el sistema de protección contra incendios funcione. Los contratistas adecuados son una parte esencial del equipo de planificación de seguridad de la instalación, porque aportan la experiencia y el conocimiento para una mejor protección contra incendios.

Su capacidad para configurar los sistemas de recubrimiento más superiores que pueden reducir la tasa de propagación del fuego es muy crítica cuando finalmente llega el temido evento. Los revestimientos adecuados pueden dar tiempo a los ocupantes para escapar a un lugar seguro y reducir los daños a las estructuras del edificio. Los contratistas deben poder personalizar los sistemas de revestimiento adecuados para materiales y estructuras de construcción específicos, así como cumplir con los requisitos de las normas de la industria para la protección contra incendios.

Deja un comentario