Datos e información sobre cables de alarma contra incendios blindados y no blindados

No es fácil para las personas apreciar los materiales de protección contra incendios si no han estado en un accidente de incendio real. Tener la protección y las precauciones adecuadas puede evitar la pérdida de vidas durante el inicio del incendio. Cientos de personas mueren cada año por incendios, ya sea que el accidente haya ocurrido en un edificio, a lo largo de carreteras o incluso en bosques. El olor a fuego no es bueno a menos que la comida se esté cocinando, pero como materiales extraños, excepto oxígeno, entran en la nariz, pueden ser mortales. Los gases y el humo como el dióxido de carbono y el monóxido de carbono pueden causar enfermedades respiratorias y la falta de oxígeno puede causar la muerte de los tejidos vivos. Dejando a un lado el humo, incluso los sobrevivientes de accidentes de incendio no tienen lesiones físicas; aún pueden sufrir daños emocionales y conmoción por el incidente. Es posible que hayan perdido a sus seres queridos o no hayan recuperado sus activos importantes.

Los edificios locales deben proporcionar la lista de códigos de incendios y el equipo de protección contra incendios específico requerido. Estos requisitos brindan seguridad a las personas en el edificio. La alarma de incendio necesaria instalada en un edificio debe producir un sonido que pueda llegar a todas las partes del edificio, ya que sirve como advertencia de un incendio inminente. Las alarmas contra incendios deben colocarse en todos los rincones del edificio para garantizar su eficiencia. De esa manera, las personas recibirán una alerta dondequiera que comience el incendio.

Las alarmas contra incendios

Funcionan mejor con la ayuda de cables de alarma contra incendios que conectan una alarma con la otra. La calidad de los cables está garantizada por haber sido diseñados por bomberos profesionales, ya que conocen la ubicación correcta de los cables en caso de incendio. Los cables contra incendios se someten a un control de calidad y deben pasar una serie de requisitos antes de ser anunciados en el mercado. Deben ser resistentes al calor, ya que sirven como conectores para que suenen las alarmas durante la existencia de un incendio. Los cables no deben desconectarse o el sistema de alarma no funcionará. Simplemente muestran lo importante que es la resistencia al fuego para los sistemas de alarma contra incendios.

Los cables deben funcionar bien, especialmente durante la parte más peligrosa de un incendio. Esto sucede cuando los ocupantes del edificio entran en pánico y corren para escapar del edificio siendo devorado por el fuego. A medida que ocurre la fuga, puede ocurrir una estampida que incluso puede agravar el accidente al hacer que las personas sean pisoteadas y, lo que es peor, las personas pueden morir. Sería una buena escena si ninguna víctima pudiera resultar del accidente de incendio, pero generalmente no es el caso. Por lo general, las víctimas de incendios experimentan quemaduras de diversos grados y daño respiratorio causado por el humo que puede ralentizarlas. La frustración luego acompaña al evento cuando las personas intentan escapar y esto puede conducir al caos total.

Imagínese que el edificio se incendió y de repente las luces se apagaron durante la caótica fuga. Los alrededores están cubiertos de humo y oscuridad, ya que los cables de alarma contra incendios han sido destruidos. Las personas pueden tener menos posibilidades de escapar de manera segura, ya que las luces de emergencia no funcionan y se activan las alarmas de incendio. La terrible consecuencia se puede evitar siguiendo los estrictos códigos de los cables del sistema contra incendios.

Desafortunadamente, algunos permiten que las personas usen alarmas de incendio deficientes, ya que usan cables menos duraderos y más baratos que no pueden resistir el fuego. Sin cables, el equipo de protección contra incendios no funcionará como rociadores, luces y alarmas y puede provocar una tragedia.

Los rociadores son vitales para la protección contra incendios, ya que pueden controlar la propagación del fuego y extinguirlo rápidamente. Los bomberos no pueden responder instantáneamente, ya que necesitan viajar al lugar del accidente, por lo que la presencia de rociadores puede compensar el tiempo de viaje de los bomberos. Los sistemas de ventilación ayudan a los rociadores a reducir el daño por incendio y ambos deben estar conectados con cables de alarma contra incendios duraderos.

Deja un comentario